Ser medico de familia no es fácil

Ser medico de familia no es fácil. Siento decepcionar a todo aquel que pensó por un instante que lo era. Y a todo aquel que por un momento se planteó el porque de la existencia de esta especialidad tontuna, que aún a día de hoy, sigue siendo “de segunda división”.

Y es que ser medico de familia, no es fácil. En absoluto. Ser capaz de entender a Carmen, una abuelita de 83 años que llama des de su casa un sabado por la mañana porque des de hace tres días se nota las piernas hinchadas, y que en el fondo se siente muy sola porque este fin de semana su hija ha decidido irse a un camping con su marido y sus hijos. O comprender a Mohammad, que llega a la consulta de urgencias con un dolor lumbar de 1 año de evolución y que no ha consultado antes porque no tiene tiempo de venir ya que se pasa el día trabajando para ayudar a su familia. O ver la cara de Lucia, a la que le acaban de diagnosticar un cáncer de mama con tan solo 32 años y a la que la vida se le resbala entre las manos de repente justo cuando se planteaba ser madre. O escuchar a Lola, una mujer de 70 años a la que diagnosticaron un Alzheimer y que hoy viene con su hijo y su marido,a los que ya no reconoce des de hace 3 meses, y que cree que tu eres su amiga del pueblo de toda la vida.

No es fácil.

No es fácil escuchar, pensar, decidir y resolver los problemas de Juan y María en 6 minutos, que hoy han decidido hacer una lista de “cosillas tontas” para no olvidarse de nada aprovechando que vienen a verte. O controlar las llamadas dentro del centro de otros compañeros, consultas telefónicas de los pacientes, o interrupciones en la consulta de otros profesionales, cuando tienes delante a Claudia que des de hace aproximadamente un mes se siente triste, no sale de casa y no entiende porque debe seguir luchando por esta vida. O intentar hacer entender a David que debe conseguir dejar el alcohol, que a él le sirve para curar sus heridas, pero que en realidad le esta haciendo perder la salud a marchas forzadas.

No es fácil. Para nada.

Y es que ser medico de familia, es ser aquel medico que en un principio todos visualizamos cuando éramos pequeños. Es ser aquel medico que venia a casa con su maletín relleno de depresores linguales, y se sentaba cerca de tu cama cuando casi en coma después de haberte pasado una noche con fiebre y vómitos, venia a visitarte siempre con esa sonrisa. Es ser aquel medico que sabia, sabe y sabrá tanto de ti como tu mismo, y siempre estará dispuesto a escucharte cuando tengas algún problema. Es ser aquel medico del que tu abuela siempre habla maravillas: “A mi que no me lo cambien eh?. Que mi doctora de familia es un amor”.

Y es que no, ser medico de familia no es fácil. Pero si apasionante!

Anuncis

8 Comments

  1. Gracias! Un placer leer a gente a la que le apasione (como a mi)la medicina de familia.

  2. Nunca,me he considerado,de 2categorial,al contrario,cuando viendo que tengo 7’para valorar a un paciente y además quiero hacerlo vi en,desde un aspecto cardiovascular,tacto rectal,interpretando una retino,espirometria o valorando un ekg,por apuntar algunas cosas diferentes y apuntando unas indicaciones,adecuados,incluso bajando a valorar una necesaria actuación en urgencias por la demanda de un paciente que así ha acudido,sin contar con las interrupciones telefónicas o las necesidades de acudir a enfermería para valorar a un paciente que allí está.Todo ello conque además la simple consulta de un posible cuadro gripal ha de ser valorado con la debida cautela pensado en los factores de riesgo el entorno la posible necesidad de informe,con los que también nos encontramos,todo ello con la consideración de la influencia del entorno social en su enfermedad de los problemas familiares,peticiones de mutuas y juzgados,doblajes impagados- en Canarias estamos así con los llamados Paulinos-Y ademas con los gdes recortes sanitarios/sociales que tienen una gran repercusión en nuestro quehacer diario.Cuando me viene de un centro hospitalario un paciente al que “verdaderamente”he tenido que derivar,me siento muy satisfecho por ver la necesidad y confianza que depositan en mi mis pacientes y llegan a pedirme y así cumplir si estoy de acuerdo o es incompatible con lo que otras cosas tiene lo que le han prescrito,es aquí donde hay que invertir dinero en ATENCION PRIMARIA,si esto es como para sentirme “de 2°grado o categoría,los que solamente se dedican a un sólo campo ¿de cuál serian?,y todo ello con interés de estar actualizado continuamente y lo más grande CON EL INTEREZ,CARIÑO Y GUSTO POR MI MEDICINA DE FAMILIA,BASE DEL SISTEMA SANITARIO.

  3. Soy residente de familia y volveria a serlo un millon de veces … y no me siento de segunda categoria , es mas se que puedo hacer mi trabajo con un fonendo un palito y una linterna en cualquier pueblo pequeño o en el mejor servicio de urgencias de un gran hospital . No hay otra especialidad mejor , estoy convencida.

  4. Soy enfermera de Primaria y Comunitaria , que es lo mismo que enfermera de familia . No es facil pero si apasionante ,escuchar acompañar cuidar… estar al lado de las personas que tienen su vida con problemas o sin, con enfermedades del cuerpo o del alma y saber entender el mundo interior de cada uno que viene a la consulta o que no puede venir y vamos a su domicilio donde acabamos de comprender el mundo en el que viven.
    No es facil

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s